¿Cuáles son las fases en un post-impacto emocional?

Tiempo de lectura: 2 minutos
Impacto emocional
Gema Martínez
Gema Martínez

mujertraslos40.com

“ESTAMOS HACIENDO AJUSTES”

“ENTRAMOS EN UN PERIODO DE REESTRUCTURACIÓN”

“SEGURO QUE ERES MÁS EXITOS@ EN OTRO LUGAR”

“ESTAMOS REALINEANDO NUESTROS RECURSOS ANTE UNA NUEVA ESTRATEGIA”….BLA BLA BLA

Después de llevar 15 años en la empresa, Sandra me cuenta, con mucha angustia, que le han despedido del trabajo. 🤷‍♀️

Ha sido una parte muy importante de su vida, literalmente se la ha dejado allí. 😩

Se levantaba todos los días a las 6 de la mañana, y durante mucho tiempo, para preparar a su peque y dejarle en la guardería antes de ir a la oficina.

Encima se sentía culpable, su hijo pasaba más tiempo allí que ella trabajando, un porrón de horas, la mayoría de los días 19:00/20:00 de la tarde.

Todos los días lo mismo, con un estrés bestial en el trabajo, muchas incidencias, pocos recursos y mucha exigencia.

Siente que ha dado mucho para cómo le han correspondido.

Se ha “quitado el pellejo por y para esta empresa”.

El choque emocional que la persona sufre es brutal, sacándote de la zona de confort de un tortazo, sin aviso, sin preparación, sin un algo….

Y es que, aunque muchas veces tendemos a quejarnos del trabajo, no parecemos estar lo suficientemente preparados para un golpe de este calibre, dejando ya a parte el tema económico.

¿Cómo podemos reaccionar ante esta situación? ¿Sensación de fracaso? ¿Baja autoestima? ¿Inseguridad? ¿Frustración? ¿Bloqueo? ¿Desmotivación?

Cuando volvemos al mercado laboral, no sabemos muy bien cómo vamos a resolver aquello que aún está “pendiente” en nuestro interior.

Todo duelo comienza con una crisis provocada por una pérdida, una desvinculación muy potente en la vida de alguien. Podemos estar hablando de un ser querido, una separación, la pérdida del trabajo…

Pasamos por diferentes fases:

Schock – Negar la realidad – Culpa – Ira – Negociación – Depresión – Aceptación

Cada un@ las afronta de manera diferente,  y la duración depende de cuál es nuestra actitud ante el hecho inesperado.

El acompañamiento familiar, y muchas veces el profesional, será de gran ayuda.

El duelo se pasa sí o sí, y cuanto antes aprendamos a gestionarlo, a hacer un buen balance de salida, a reconocer todo lo que nos ha pasado, aciertos, errores, a masticarlo y a seguir el camino, antes vamos a sanar nuestras heridas. Unas veces se gana y otras se aprende. Vamos a cerrar la puerta a reproches y vamos a sacar conclusiones positivas, incluso nuevas oportunidades. Es el aprendizaje, que sería la última fase de nuestro duelo particular.

Es ahora cuando ponemos la guinda al pastel, y tomamos conciencia que tenemos dos vidas, y la segunda comienza cuando nos damos que solo tenemos una.

Si aún no has cerrado esa puerta, si aún tienes temas pendientes emocionales, si no terminas de pasar la página, te invito a iniciar un proceso de acompañamiento para encarar nuevas perspectivas, nuevos retos, nuevas ocasiones, en definitiva, un nuevo plan de acción.

¿Qué otras frases “lindas y creativas” (véase la ironía), has recibido en tu trayectoria profesional o has oído en algún momento de tu vida, relación a un despido laboral?

¿Conoces o has vivido este u otro tipo de duelos?

¿Qué puedes compartir que te haya ayudado a avanzar?

Deseando leerte por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos
ira rabia contenida

Manejo de la ira.

Lectura: 2 min. ¿Sientes injusticia o impotencia ante alguna situación concreta?

¡Motivación en tu bandeja de entrada!

Suscríbete a mi newsletter para recibir mis nuevas publicaciones y contenido exclusivo.

¡Comprueba que tu correo esté bien! 🙂